Aniversario de la Muerte de Eva Perón

0
386

<h4>Hacen ya 69 años que la desaparición física de Eva Duarte de Perón nos sigue conmoviendo por mostrar la vida y el legado de una persona excepcional.
Su corto tiempo le alcanzó para convencer que ninguna injusticia era digna y que los derechos se conquistan aun con la reticencia de los poderosos. Su origen modesto y su continuo deseo de superación la llevó a la máxima representación como La Abanderada de los Humildes. Ningún dolor le era ajeno y ningún impedimento era demasiado para dejar de asistir a los hombres, mujeres y niños que lo requirieran. Se sabe que a su propio progreso como actriz de radio y cine, su rol como representante sindical de su gremio artístico le valió el reconocimiento de sus pares y la instó, una vez que ocupara la presidencia de su Fundación, a seguir en la defensa de los derechos de todos los trabajadores.
Su amor y lealtad incondicional por Perón fue el inicio de un vínculo muy beneficioso con las mujeres argentinas que vieron cómo se las reconocía como ciudadanas de pleno derecho con la sanción de la Ley de Sufragio Femenino en 1946 que se sumaba a las grandes transformaciones que el Justicialismo impulsaba desde la creación de la Rama femenina hasta la representación obrera en sus lugares de trabajo.
El empuje por darle voz a los sectores postergados la hizo única e irrepetible y la transformó en un ejemplo a seguir más allá de nuestro país convirtiéndola en un símbolo que aún nos ilumina. Nada de la gloria que alcanzó la utilizó en beneficio propio sino que la volcó a mejorar un mundo que le había sido hostil por mujer y por pobre. Nuestra propia existencia está atravesada por sus acciones y como peronistas le debemos nuestros más valiosos valores de justicia social.
<strong>Hoy, la compañera Evita vive en nosotros y brilla como nunca porque somos deudores de su entrega y guardianes de su herencia al pueblo trabajador.</strong></h4>