Día de la Industria Nacional

0
396

Se conmemora el Día el de la Industria recordando lo que fue la primera exportación a finales del siglo XVIII. En el marco de una economía de tipo mercantil, la región central del flamante Virreinato del Río de la Plata, había desarrollado una sostenida industria artesanal de hilados que permitió, producto de un excedente, la comercialización de los productos fuera de los límites políticos de entonces.
Fue en 1857 que un buque cargado con prendas de abrigo y sacos de harina que tendrían por destino localidades del Brasil colonial. Si bien el territorio de las actuales Santiago del Estero y Tucumán eran prósperas en la producción de lanares, la geografía no ayudaba para transportar sus derivados en cantidad con facilidad. Por esto, se debió poner en marcha una gran logística que fue comandada por el obispo Fray Francisco de Vitoria, quien había sido autorizado a navegar aguas coloniales por sus estrechas relaciones con hombres de negocio de época.
De Vitoria supervisó todo el cargamento para que el encargo llegara a buen puerto y el 2 de septiembre de 1587, la carabela San Antonio partió con rumbo al norte para completar el primer envió fuera de tierras argentas. Lo desagradable fue que al llegar las mercancías a destino, entre los sacos de harina se habían “infiltrado” barras de plata que eran de origen potosino y que estaba prohibido comercializar sin la anuncia de las autoridades españolas. La acción fue denunciada, posteriormente, por el gobernador Ramírez de Velazco que comandaba los destinos de la actual Tucumán.
A pesar de este hecho fundacional, el intercambio sostenido se dio muchos siglos más tarde pero se reconoce en este primer cargamento el germen de la industria argentina y es por ello que desde 1941 se celebra su día reivindicando a la producción y al trabajo como la base para el desarrollo de nuestra patria.
Como metalúrgicos levantamos las banderas de la industria, del trabajo junto al capital, y nos sumamos a la celebración.

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguiente¡Gracias por ser parte!