EI FREJULI Gana las Elecciones de 1973

0
973

La estrategia de demonizar al peronismo había terminado: el 11 de marzo de 1973, la fórmula peronista encabezada Cámpora-Solano Lima se imponía con mayoría abrumadora y mostraba el camino para que el deseo de la vuelta de Perón sea una realidad.
El exilio primero y la proscripción después funcionaron como una estrategia y fue abrazada por gobiernos democráticos y también de facto sin sonrojarse. Pero el pueblo contaba con la memoria que no olvida a quien vela por él y lo eleva a ese altar de la igualdad y la justicia social.
Cuando las noticias desde España desalentaban y la figura del líder se agigantaba, los que comandaban los destinos de la patria se alejaban de las bases y las despreciaban beneficiando al capital sembrando sangre y desesperación. Esto fue el abono para cumplir con el deseo de su retorno. Los intentos fallidos sólo sumaban presión a las autoridades que veían que la salida ya no podía ser a espaldas de la gente y la inoperancia de las fuerzas armadas al frente del gobierno era un grito a la necesidad de volver a la democracia.
Ya para 1973, el General Alejandro Lanusse al frente del ejecutivo nacional decide llamar a elecciones permitiendo la participación del Partido Justicialista pero manteniendo la prohibición de Perón en la fórmula presidencial. La salida fue que Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima ocuparan ese lugar con la promesa de ser un paso intermedio para que el General llegara al poder por tercera y última vez. Muchos recuerdan el lema “Cámpora al gobierno, Perón al poder” que guió la esperanza y erigió a la voluntad popular en el centro de la vuelta a las libertades y derechos.

Hoy recordamos esta fecha cercana en el sentimiento a los trabajadores y que renovó la lealtad a los principios del justicialismo.